Saltar al contenido

Educación Emocional

Que es la educación emocional

Todas las culturas del mundo desde sus orígenes apartaban un puñado de hombres para la preparación de sus jóvenes. Se les preparaba en un oficio que les ayudaría a mantenerse en el futuro, sustentar a sus familias y colaborar con el crecimiento de la sociedad. Hablar de educación emocional ni se pensaba.

Si bien se ha tenido en alto el valor de la educación como base fundamental del crecimiento de las sociedades, esta estaba enfocada en el pragmatismo, el hacer, en los resultados visibles, todo aquello que involucra al individuo en una labor atada a la masa de gente. La educación emocional no era tomada en cuenta.

El concepto de educación emocional viene a romper paradigmas, a cambiar los estereotipos marcados desde el inicio de la concepción de la sociedad por parte del hombre. Antes lo interno no era tomado en cuenta, los resultados eran el objetivo primordial, lo que requería el grupo al que se debían los individuos.

¿Qué es la educación emocional?

La educación emocional es una idea innovadora que ha venido a romper con los estereotipos reinantes desde hace años en escuelas y universidades de todo el mundo.

Son las emociones el centro de esta idea, en ella el sujeto pasa a ser protagonista como parte esencial del todo que es la sociedad. Se viene a atender un aspecto que el pragmatismo de los modelos educativos anteriores había descuidado: el interior del ser, en sentir, todos los factores que determinan la unicidad del sujeto.

Si bien hay un valor supra en la sociedad como lugar donde convergen los individuos, donde se dan las distintas interacciones, donde el ser da razón al verbo y se conjuga y existe gracias a la convivencia con el resto, hay que tener en cuenta que este “todo social” requiere por igual de cada sujeto.

Este genial paradigma viene a humanizar a la educación, a dejar a un lado el preparar a los individuos para desempeñar los cargos que requiere la comunidad a la que pertenecen, y se enfoca en las cualidades del ser, sus reales intereses y busca que este se desarrolle conforme a sus propios deseos y metas.

Un giro de 180 grados en la manera de educar

Centros educativos en países del primer mundo atendieron al llamado de sus estudiantes hace ya más de diez años y rompieron las estructuras tradicionales. Hay centros de educación en Asia y Europa en donde no hay aulas, sino grandes salones con mesas donde se discuten diversos temas.

Cada estudiante, guiado por los carteles sobre estas mesas, se acerca a la de su interés y debate con los allí presentes. Los facilitadores sirven como moderadores, plantean problemas y los muchachos buscan soluciones. Los resultados han sido asombrosos.

Arte para los artistas, letras para los escritores, laboratorios para los químicos, carpinterías para los ebanistas. Parece simple, pero no lo es.

Romper con las estructuras tradicionales resulta un gran reto. Han sido años de adoctrinamiento, de coartar la imaginación, de hacer que todos piensen y sientan igual. Y si aunado a lograr que cada quien haga lo que le place como ser creador, agregamos el hecho de que las emociones importan, la formula se complica más.

Puede parecer que se apuesta a un descontrol, a un “cada quien haga como guste”, pero dentro de esa fórmula del caos hay un orden inminente cuyos resultados son realmente asombrosos: una sociedad con elevados índices de inteligencia emocional, donde cada sujeto hace lo que ama y ayuda a su entorno.

¿Lo imaginas por un instante?, claro, sin dejar de lado los necesarios tropiezos y problemas, la vida debe tener su claroscuro, pero el solo hecho de que cada ser se aboque a realizar sus sueños, pueda vivir de ellos y al mismo tiempo haga crecer a su comunidad es algo grandioso que cada día se aleja más de la utopía.

Importancia de la educación emocional

Las sociedades humanas avanzan a pasos agigantados en lo que a tecnología se refiere, pero al mismo tiempo la sobre población, el hambre, las guerras y las plagas van a la par. La falta de desarrollo de políticas educativas a escala global ha creado un vacío que de no llenarse decantará en la temida tercera guerra.

Quizá esto suene fatalista, pero la realidad dice otra cosa.

Esta idea viene a llenar esos delicados vacíos y a trabajar en un ser humano más consciente de su interior y por ende más preocupado de lo que acontece en su exterior. La sensibilidad hacia los demás seres, la necesaria empatía que, en manos de los que serán lideres mañana, podría cambiar el destino del mundo.

Una sociedad más humana es la demanda más grande que nos hace el mundo, el hambre en las zonas pobres, la justicia en las zonas violentas, el respeto de la ley por los corruptos. Todos los problemas que palpamos a diario no son más que las graves fallas que presentan nuestros modelos educativos.

Este sistema, desde hace mucho tiempo, educa para la competencia, para la ganancia sin medir las repercusiones de los actos, se valora más el ganar dinero que el servir realmente a las comunidades.

Este tipo de pensamientos yoístas han conllevado a esta especie de debacle moral y social en el que se encuentra la humanidad actualmente. Si las concepciones de esta gran idea se aplica en la pedagogía y andragogía a nivel global, los resultados que se obtendrán podrían cambiar el rumbo de la historia.

Se puede decir que la importancia de este modelo educativo es tan grande como la preservación de la especie en el planeta, sin ánimos de alardear o sonar egocéntricos. La progresiva pérdida de valores así lo demuestra.

Beneficios de la educación emocional a las sociedades

A continuación se nombrarán 5 aspectos que denotan los beneficios de la educación emocional para las sociedades que la apliquen:

  1. El realce del papel del individuo como parte responsable de sí mismo y del todo que le rodea.
  2. El cambio de paradigmas respecto al rol del profesor, tomando este un papel más dinámico y responsable, dejando de repetir y hablar tanto y sirviendo como un mediador que sabe escuchar las inquietudes de sus estudiantes y canalizarlas.
  3. Las necesidades propias de cada sociedad son expuestas en las clases, estudiadas y se procura darles soluciones acordes a corto y mediano plazo. No se puede concebir un mundo mejor si no se trabaja primeramente en cada una de las partes que le conforman.
  4. Cambio de las rígidas estructuras escolares, dando paso a un sistema más abierto e inclusivo que recibe a los hombres con seres que sienten y que tienen el poder individual y colectivo necesario para cambiar sus realidades próximas.
  5. Se crea conciencia sobre la importancia de las emociones, los sentimientos y estados de ánimo, como lidiar con ellos y como canalizar esas energías para mejorar la convivencia en el entorno.

Notas finales

Estamos surcando momentos de cambios trascendentales en la humanidad, cambios que requieren mirar desde una óptica distinta a la habitual, que miremos con ojos diferentes, desde el mismo cuerpo, sí, pero con mentes renovadas.

La resistencia al cambio solo genera una rigidez que atrasa y no ayuda. Hay que entender que toda idea innovadora siempre ha tenido detractores, pero la fuerza de sus principios siempre ha permitido que se abran caminos.

El cambio es ahora y radica en cambiar la manera de ver y aplicar la educación.