Saltar al contenido

Emociones Positivas

cuales son las Emociones Positivas

Si hay algo que mueve a los seres humanos desde su nacimiento son las emociones. Son el motor del mundo desde la aparición más primitiva del primer representante de nuestra raza, hasta nuestros días. En torno a ellas giran nuestras sociedades, y si hay un tipo de ellas que buscamos son las emociones positivas.

La vida misma es una montaña rusa de impulsos, somos bombardeados a diario por sensaciones a través de nuestros sentidos: olfato, tacto, gusto, vista y oído. Esta serie de impulsos, según su regularidad y efecto, moldean de a poco nuestros sentimientos. Acá, las emociones positivas causan nuestras sonrisas.

Sí, las emociones positivas producen sonrisas en nosotros, y las sonrisas son señal inequívoca de felicidad. Claro, no sólo son responsables de la alegría, sino que, de producirse continuamente, dan paso a algo sumamente fundamental para el bienestar de un individuo: un estado de ánimo ecuánime.

No deje de revisar un apartado dedicado a  Emociones, Sentimientos y Estados de Ánimo

¿Qué son las emociones positivas?

Ajá, ya se sabe que las emociones positivas son parte importante de la felicidad de los individuos y ayudan  a forjar su carácter, pero qué son realmente.

Las emociones positivas son toda esa serie de reacciones instantáneas que se producen dentro del cuerpo de un individuo y cuyo fin es generar estados físico-químicos de bienestar. La manifestación de este bienestar varía según el sujeto, cada persona manifiesta de manera única sus emociones.

Claro, hay que tener en cuenta que, independientemente del ser, una emoción positiva genera una reacción agradable en gran o pequeña medida.

Están condicionadas por la cultura

Con el crecimiento de los individuos y su acoplamiento a las sociedades y sus costumbres, pasa algo interesante con las emociones: se condicionan. Este condicionamiento varía según el sujeto, pero en todos ocurre.

A pesar de que las emociones son instantáneas y no podemos controlarlas, hay algo en la psique, producto de la aceptación de las reglas de la sociedad donde los individuos se desenvuelven, que afecta la intensidad de estas.

Según la cultura es mayor o menor la intensidad de las emociones positivas. Es importante tener claro que no dejan de ocurrir, si hay una estimulación habrá una respuesta, pero esta será proporcional al condicionamiento del entorno.

Pongamos un ejemplo claro

Ana ama el chocolate. Ella decidió convertirse a una religión que solicita la calma y el control a quienes la practican, para demostrar al mundo que la paz interna permite alcanzar la externa.

En la primera semana de su práctica, Ana recibió de regalo uno de los  chocolates que más le gusta. Su emoción fue notable e instantánea, un grito y un brinco seguidos de un “¡Gracias!” muy efusivo. Su líder religioso, que estaba allí, de inmediato colocó en ella su mirada, ella tardó, pero se calmó.

Tiempo después, dos años para ser exactos, Ana fue visitada por unos familiares. Ellos le llevaron el mismo chocolate. Ella se emocionó, sin embargo, esta vez, sólo sonrió y agradeció. En ese caso se puede ver una clara afectación del entorno en las emociones. No dejan de ocurrir, pero en menor intensidad.

¿Puede el estado de ánimo condicionar una emoción?

En efecto, de hecho, lo que se acaba de apreciar en la parte superior es un ejemplo notable de ello. Recordemos que lo que diferencia a las emociones de los sentimientos y de los estados de ánimo es la duración de ellos.

El estado de ánimo es perenne, y si bien para su consolidación requirió, y requiere, de las emociones y sentimientos, a la larga éste condiciona la intensidad de los sentimientos y las emociones.

Importancia de las emociones positivas

Tener en nuestro haber un número considerable de emociones positivas al día, nos permite asumir la vida de una manera más optimista. Los problemas seguirán apareciendo, como es normal y común, pero la manera de abordarlos será totalmente distinta  a si vivimos generando emociones negativas´.

Las emociones positivas nos brindan un equilibrio, nos proporcionan una coraza que no incumbe sólo al aspecto psicológico del ser, sino que se ha comprobado que logra que el sistema inmunológico se refuerce ayudando incluso a lograr la mejoría de las enfermedades.

Lista de emociones positivas más importantes

Si bien hay un gran número de emociones positivas, te recomendamos tratar de percibir las 7 siguientes a diario:

Serenidad

 La serenidad surge de la seguridad, de estar conscientes de lo que se vive, de no estar clavados en el pasado ni pendientes del futuro. Es un estado que surge del estar presente, rodeado de lo que amamos y los que amamos, y es producto también de un buen obrar.

Esperanza

 Está ligada a la fe, independientemente del aspecto religioso que se profese, e incluso si no se profesa ninguna religión. Es una espera sustentada en la convicción de que las cosas sucederán de forma correcta, tarde o temprano.

Es importante acotar que esta emoción, según estudios, tiene una repercusión directa en los acontecimientos. Entrando al plano energético-espiritual es más posible que un enfermo con esperanza, y rodeado de esperanza, sane a que uno pesimista lo haga. Miles de hechos lo demuestran.

Alegría

La emoción por excelencia, la que todo ser ha experimentado aunque sea una vez en su vida (aunque, claro, obviamente la ha vivido más veces). Esta resulta de la recepción de algún estímulo externo que activa en el individuo serotonina, la hormona del placer.

Es necesario acotar que dependiendo del tipo de estímulo y dependiendo del tipo de estado de ánimo que presente el sujeto, será el nivel de respuesta emocional.

Diversión

Emoción sumamente necesaria y antidepresiva. Todos deberían, diariamente, avocarse a vivirla. Ayuda a distraerse de los problemas diarios, también permite producir serotonina, ayuda a la oxigenación del cerebro y conlleva, luego, a la serenidad.

Inspiración 

Una emoción que genera un hecho palpable. Quien se inspira: crea, hace, transforma, interactúa. Cuan necesaria es la inspiración en el día a día para generar cambios internos y externos y repercutir positivamente en los individuos que nos rodean.

Gratitud

La gratitud vienen de la mano con la conciencia grupal, social. Está presente cuando se comprende que por nuestra cuenta no podemos lograr las cosas, sino que necesitamos de los seres que nos rodean para lograr nuestros objetivos.

La gratitud también transforma y genera emociones en los seres que la reciben. Ser agradecido es estar conectado con el entorno positivamente, es ayudar a crecer a los que nos rodean comportándonos en pro de la correspondencia. Somos porque otros son, sin ellos el yo es nada.

Amor

 La emoción que engloba todas las emociones, la que origina todo, de la que todas las demás derivan. Por ella todo ocurre, por ella se transforman las cosas, tiene todas las emociones positivas para poder ser y aún de las negativas se alimenta para aprender.

Quien carece de la emoción del amor, no crece por completo, no encaja a cabalidad. Uno de los impulsos primordiales y necesarios.

¿Cómo podemos cultivar las emociones antes descritas?

Para poder cultivarlas, es necesario primero reconocerlas en nuestro ser. No podemos cultivar una emoción que no hemos sentido. Al ser éstas un producto netamente subjetivo, es necesario un estudio interno de nosotros como personas. Recordemos que emoción viene de “mover”.

¿Qué nos mueve?, esa debería ser una de las preguntas que nos tendríamos que hacer primeramente. Cuando identificamos lo que nos mueve, entonces nos organizamos con mapas emocionales, una versión de mapa mental, donde por medio de canciones, fotos, pinturas, poemas y demás nos estimulemos.

Al haber reconocido las emociones que nos hacen sentir bien y lo que las produce, hacer el mapa emocional será más fácil. Al exponernos diariamente a este mapa nos fortalecemos emocionalmente y estamos aptos para enfrentar de forma óptima y segura nuestro día a día.

Recuerda claramente

Somos producto de las emociones que desarrollamos, si cultivas lo positivo, entonces ofrecerás lo positivo, si no lo cultivas no podrás ofrecer nada.
Nadie puede dar de lo que no tiene, si tú quieres hacerlo entonces empieza hoy los cambios necesarios. Siempre hay tiempo.