Saltar al contenido

Emociones, sentimientos y estados de ánimo

Sentimientos, Emociones y Estados de Animo

Si hay cosas que determinan y rigen la vida de los hombres son sus emociones, sentimientos y estados de ánimo. Es común que al escuchar a gente hablar de ellos, tienden a confundirlos y usen los términos a la ligera. Si bien sus conceptos guardan una relación muy estrecha, tienen diferencias bien puntuales.

Desde el principio, mucho antes de la concepción de la historia, las sociedades humanas han girado en torno a las emociones, sentimientos y estados de ánimo de los individuos que las conforman. En ellas radica el origen y el fin de civilizaciones enteras, por más avanzadas que hayan sido.

A pesar de estar siempre presentes, y con base en lo antes expuesto, de seguro viene a ti la pregunta ¿cómo diferenciamos las emociones, sentimientos y estados de ánimo? Para hacer todo más fácil, siempre es recomendable ir a la etimología, de origen de cada palabra.

Origen Etimológico y Conceptos de Emoción, Sentimiento y Estados de ánimo

Antes que nada, debes saber que la etimología es la rama de la lingüística que se encarga del estudio del origen de las palabras. Habiendo aclarado esto, podemos empezar.

1) Emoción

Este vocablo tiene su origen en el latín, proviene de la palabra emotio, derivada a su vez del verbo emovere. La raíz del verbo es movere, que significa “mover”, mientras que el prefijo e hace alusión a “de” o “desde”.

En términos generales podemos decir que emoción significa: “moverse desde” o “que se mueve desde”, “que genera cambios”, “que saca del reposo”.

Se entiende por emoción la reacción instantánea e incontrolable que tenemos a nivel físico y psíquico al ser afectados por un ente externo. Las emociones son momentáneas, su duración no suele pasar de escasos minutos.

Es interesante porque se producen, luego de recibir la excitación externa, en menos de un segundo. Su duración va a depender de la intensidad del fenómeno que ocurra en nuestro entorno.

2) Sentimiento

Este vocablo también tiene su origen en el latín, posee dos raíces: sentiré, que en un principio solo se le atribuía al sentido “oír” y que posteriormente se asoció a los cinco sentidos; y el sufijo miento, que alude a instrumento.

Podemos concluir que sentimiento significa: percibir el mundo por medio de los sentidos, o hacer uso de los sentidos. Acá hay que acotar que el significado es más profundo.

Es un producto directo de las emociones, tiene mayor durabilidad, y va a depender de las características físicas, psíquicas e intelectuales de cada individuo, así como también del medio que le rodea.

Los sentimientos tienen una subjetividad bien marcada, condicionan el carácter de las personas. Podemos decir que los sentimientos son la concientización de las emociones.

3) Estados de ánimo

Acá, por tratarse de un concepto compuesto por dos palabras, debemos tratar sus etimologías por separado:

   3.1) Estado: proviene del vocablo latín estatus y este a su vez del verbo estare, que significa: “Estar parado”, “inmóvil”, “detenido”, entre otras percepciones similares.

3.2) Ánimo: proviene del vocablo griego anemos, que significa viento, que en aquellos tiempos estaba asociado al alma, a la fuerza vital del ser.

Podemos concluir entonces que los estados de ánimo están asociados a los estados del alma, a como se encuentra el ser en su interior y cómo este, por supuesto, lo refleja exteriormente.

Los estados de ánimo son derivados directos de los sentimientos, están condicionados por el entorno y determinan las personalidades de los sujetos. Su durabilidad es más extendida que la de las emociones y la de los sentimientos.

Si bien su intensidad es menor a la de las emociones y la de los sentimientos, su manifestación en el mundo físico determina más la aceptación o no de los individuos respecto a un grupo.

Tienen una connotación psicológica muy amplia y requieren del estudio minucioso de especialistas en caso de requerirse cambios conductuales en los individuos, por la directa afectación que dichos estados tienen sobre las acciones de los seres.

Teniendo claros los orígenes de las palabras emoción, sentimiento y estados de ánimo, podemos hablar con propiedad del tema y comenzar a ahondar en él.

¿Qué diferencias hay entre emoción, sentimiento y estados de ánimo?

Habiendo conceptualizado los tres términos, resulta más fácil determinar las diferencias entre estos:

1) Su duración: esta es una de las diferencias más marcadas, el lapso de tiempo que dura cada una, resultando las más leves las emociones, seguidas de los sentimientos y teniendo como los más duraderos los estados de ánimo.

2) Su intensidad: mientras menos es la duración la intensidad es mayor. Las emociones son las más intensas, seguidas de los sentimientos y por último los estados de ánimo.

Esta es la manera más simple y directa de explicar estos tres fenómenos que determinan nuestra vida diaria.

Ahora bien, es bueno tener claro los diferentes tipos de emociones, de sentimientos y de estados de ánimo:

Tipos de emociones

1) Primarias o básicas: son las respuestas más simples que da nuestro cuerpo a un estímulo. Entre estas tenemos: sorpresa, miedo, asco, ira y tristeza.

2) Secundarias: son las derivadas directamente de las mencionadas con anterioridad. Por ejemplo, si algo nos causó miedo, luego de esto podemos sentir desesperación. Este tipo de emociones están condicionadas por las reglas sociales y el entorno familiar bajo los cuales crecimos.

3) Positivas: tal y como su nombre lo indica, son las emociones que generan sensaciones agradables en el individuo. Por ejemplo: alegría o aceptación.

4) Negativas: contrarías a las anteriores, generan en los individuos sensaciones desagradables. Por ejemplo: desprecio o temor.

5) Ambiguas: estas, particularmente, no generan en los individuos ninguna sensación. Podemos poner por ejemplo que una persona luego de una sorpresa no necesariamente puede experimentar algún otro tipo de sensación, o sea, queda neutra.

6) Estáticas: este tipo de emociones son interesantes, están relacionadas a las artes. Cuando un individuo aprecia una canción o una obra de arte, la tristeza o alegría que puede experimentar es distinta a las que manifiesta normalmente, por el plano en donde las expone, en este caso el artístico.

7) Sociales: son aquellas sensaciones que se manifiestan si, y solo si, hay otra persona cerca. Un caso claro es la vergüenza o la pena.

8) Instrumentales: estas tienen como objetivo la manipulación. Hay cierto grado de complejidad al tratar de reconocerlas debido a que parecen naturales, pero no lo son, su meta es lograr la inclusión del individuo en algo. Tienen un carácter social.

Tipos de sentimientos

Hay muchos, nos enfocaremos en 8 de los más conocidos, 4 positivos y 4 negativos.

Negativos

1) Desesperanza: este tipo de sentimiento lleva a la persona a creer que no hay posibilidades de salir de un problema. Es uno de los más dañinos si el problema es una enfermedad, pues el cuerpo responde disminuyendo las defensas llagando a ser mortal.

2) Ira: es uno de los sentimientos más antiguos, de no controlarse puede desencadenar en violencia.

3) Frustración: hace acto de presencia cuando las expectativas respecto a un evento o persona no son cumplidas. De no controlarse puede llevar a la depresión.

4) Los celos: suelen aflorar cuando alguna persona cercana es abordada por otra. Es un sentimiento asociado a la posesividad, es dañino y puede tener connotaciones fatales si no se controla.

Positivos

1) Felicidad: es uno de los que más genera satisfacción en los seres. Hay que entender que está condicionado al entorno y costumbres del individuo.

2) Humor: no es propio de todos los individuos en cuanto a la intensidad o regularidad con la que aparece, pero tiene la particularidad de contagiarse y agradar el entorno.

3) Alegría: uno de los sentimientos icónicos y más perseguidos. A pesar de su simpleza, como cuesta a muchos obtenerla.

4) Amor: tiene muchas acepciones y está asociado a muchas interacciones con el entorno. El más buscado es el de pareja, aunque le sigue en intensidad el consanguíneo.

Tipos de estados de ánimo

1) Disfórico: propio de las personas con mal humor e irritables.

2) Depresivo: este tipo de estado de ánimo es propio de personas tristes y apagadas.  Los seres que lo manifiestan a la larga sufren de depresión.

3) Eutímico: personalidad intermedia, no manifiesta tristezas de forma continua pero tampoco grandes rasgos de excesivo buen humor.

4) Expansivo: propio de las personas que no pueden controlar su expresividad.

5) Eufórico: el individuo que lo posee suele ser muy alegre y contento, además de presentar cierto grado de superioridad.

Notas finales

Las emociones, sentimientos y estados de ánimo son inherentes en nuestro día a día, esperamos que puedas mantenerlos en un sano nivel para lograr un asertivo disfrute de la vida.